Historia de la moda

etapas de la historia de la vestimenta

movimientos en la historia de la moda historia de los vestidos femeninos


Historia de la Moda

La ropa femenina sufrió cambios drásticos durante el transcurso del tiempo. Movimientos feministas, necesidades económicas, movimientos de protesta y comodidad personal fueron las causas por las que la historia de la moda es tan compleja e interesante.

Las primeras prendas de ropa se remontan a miles de años antes de Cristo debido a que las personas necesitaban de ellas para sobrevivir. Se puede decir, entonces, que la primera etapa de la historia de la moda se caracterizó por una cuestión de necesidad. En zonas frías, surgió la necesidad de vestir calzados y abrigos para protegerse de las heladas. Los hombres buscaron materiales que aislaran bien el frío y desarrollaron diseños para que estas prendas les quedaran bien en el cuerpo y les cubriera todo. En las zonas calurosas, los hombres por lo general andaban descalzos, aunque en algunas sociedades las personas con rangos altos vestían sandalias. Las telas que se usaban eran principalmente cuero, pieles y, aproximadamente 7.000 años A.C. se comenzó a fabricar tejidos con telares.

En sociedades muy antiguas, como el antiguo Egipto y los griegos, también se encuentran evidencias del uso de vestimenta. Por lo general ambas civilizaciones optaban por las túnicas para cubrir sus cuerpos. Entre los egipcios, los hombres usaban polleras cortas, generalmente de algodón, y los más ricos usaban un algodón más refinados para sus prendas. Estos también utilizaban muchas joyas. Con el tiempo, se fueron agregando adornos y detalles a estas faldas cortas, y los aristócratas alargaron sus polleras hasta los tobillos. Además también tenían otras modas no relacionadas directamente con la vestimenta, como el uso de maquillaje en los ojos, que también les permitían protegerse de enfermedades oculares, y se afeitaban todo el cuerpo.

Los griegos también usaban túnicas y capas de lino, lana y pieles. Los hombres usaban túnicas cortas y sin mangas, conocidas como palios, y los guerreros usaban pantalones. Como en todas las culturas, el tipo de atuendo determinaba la clase social. Los campesinos, artesanos y esclavos por lo general vestían lanas, cuero y pieles y pilos, una especie de sombrero con forma de bonete. Las mujeres vestían túnicas ajustadas pero amplias en la pollera que llegaba hasta los tobillos a veces. Decoraban sus ropas con joyas y resaltaban el busto y la cintura con listones. En los pies, los griegos usaban sandalias hechas de suelas de cuero y amarradas a la pierna a través de lazos.

Pero en la historia de la moda, los romanos también son de gran importancia. La vestimenta de los romanos se vio influenciada altamente por otras culturas. Un ejemplo de esto es la toga. La toga es un tipo de prenda tomada de los etruscos que se convirtió en un símbolo romano ya que sólo ellos podían vestirlas. Al principio lo usaban las mujeres y los hombres, pero luego se transformó en una prenda exclusivamente para el hombre. Las mujeres vestían lo que se conoce como palla, que es una especie de velo. Los romanos también tomaron la túnica de los griegos como una alternativa propia de vestimenta, pero la toga seguía siendo más importante. Algunas prendas se teñían de púrpura, pero esto sólo podían hacerlo los más ricos ya que era muy caro conseguir ese tinte.

Durante la edad media el uso de túnicas y togas decae y los hombres empiezan a utilizar una especie de calzas que cubrían las piernas que eran por lo general de paño o de cuero. Por encima de ellas, vestían una especia de túnica pero que esta vez tenían mangas. Las mujeres no cubrían sus piernas con calzas, pero comenzaron a usar faldas que terminaban en picos y por lo general usaban mantos sobre el cuerpo.

Con el paso del tiempo en muchas culturas se empezó a usar las polleras largas entre las mujeres para cubrir la extensión de sus piernas en su totalidad. Mostrar el tobillo nada más era muy atrevido y esta tendencia de cubrir casi todo el cuerpo persistió durante siglos. La elegancia se volvió un factor importante en el diseño de indumentaria, ya que era crucial hacer resalar a las princesas y las mujeres de la alta sociedad. Desde principios de los tiempos se decoró la ropa con ornamentos, pero es a partir de la edad media que comienza a dársele gran importancia al diseño de vestidos femeninos.

Pero aquí no termina la historia de la moda. A partir del siglo XIV se comienzan a usar los vestidos con grandes escotes y con faldas que se arrastraban por el suelo. Las mangas de estos vestidos se hacían en distintas formas. En esta época las mujeres comenzaron a usar muchas joyas y ornamentos muy costosos en sus ropas y zapatos. Los gastos en este tipo de arreglos fueron tan altos que las autoridades de algunas regiones tuvieron que tomar medidas para frenar la situación, y sólo los más privilegiados podían tomarse el gusto de usar estos detalles.

En la edad moderna, a partir del siglo XVI, los hombres empiezan a usar bullones sobre las calzas y los brazos, capas cortas sin capucha y sobreros con plumas. Las mujeres también vestían estos bullones pero sólo en las mangas, y sus vestidos se caracterizaban por llevar muchísimas capas de tela que se extendían hasta el suelo. En el siglo XVII se comienza a usar el encaje y los bullones se convierten en pantalones cortos hasta las rodillas y holgados, y las calzas, en medias.

El siglo XIX es una época muy importante para la historia de la moda. En este siglo el uso del corsé se hace algo común y persiste hasta mediados del siglo XX. Los corsés reducían las cinturas de las mujeres en gran medida, proporcionándoles una silueta única. Esto era muy poco saludable, y muchas mujeres sufrieron muchísimo las consecuencias del uso de esta pieza de la indumentaria, pero es recién en la década de 1950 que decae el uso del corsé. También en esta época se usaba mucho la enagua para resaltar la figura femenina. Las mujeres jóvenes usaban las polleras por debajo de la rodilla, y mientras más crecían en edad, más largas se hacían sus faldas. Por debajo de sus vestidos sofisticados y llenos de capas usaban ropa interior abundante que por lo general consistía de una especie de calzón largo y una pollera por encima.



etapas de la historia de la vestimenta
movimientos en la historia de la moda

historia de los vestidos femeninos

historia vestimenta

Historia de la moda

etapas de la historia de la vestimenta